realsporting.com

La desescalada para el equipo rojiblanco continúa por segundo día consecutivo en la Escuela de Fútbol de Mareo. Los sportinguistas cargan baterías en esta especie de segunda pretemporada forzada por el Covid19.

En esta fase el trabajo es de carácter individual, alejados todavía de sus compañeros. Los datos alusivos a la sesión de entrenamiento a realizar la recibieron los jugadores anoche de manera telemática, tras una reunión previa de los técnicos para llevar a cabo la planficación.

Después de unos ejercicios de activación, los rojiblancos realizan hoy trabajo de fuerza con balón y concluyen con prácticas de resistencia intermitente, también con la ayuda del esférico.

En Mareo, las medidas de seguridad, supervisadas por el “inspector” de LaLiga y el coordinador del propio club, son muy estrictas. Los futbolistas acceden escalonadamente a las instalaciones en su propio vehículo con las ventanillas subidas, cubiertos con mascarilla y con los guantes puestos.

Lo primero que hacen a la llegada, tras superar el control de entrada, es dirigirse directamente al check point, donde, sin salirse del vehículo, se les toma la temperatura, se les somete a un reconocimiento médico y se les recuerdan los hábitos sanitarios que tienen que mantener (se les ha entregado un manual de buenos hábitos, un certificado de idoneidad, su credencial, dos botellas de agua personalizadas y la ropa para el entrenamiento del día siguiente).

Regresan a continuación a su vehículo y aparcan en las zonas delimitadas para ello. Una vez estacionado el automóvil, se bajan del mismo con el agua, a la vez que depositan la ropa sucia utilizada durante el entrenamiento del día anterior en los cubos que se les ha habilitado. Será el momento de dirigirse al campo de entrenamiento que les ha tocado.

Se les insiste en que no deben de pararse durante el trayecto al mismo, que será el previamente establecido y que nunca podrán variar. Esto se refiere tanto al inicio del entrenamiento como al final del mismo.

Una vez que concluyen la sesión preparatoria se dirigirán según las señalizaciones al lugar donde tengan estacionado su coche en el aparcamiento, lo que deberán de hacer evitando cruzarse con nadie y en el caso de que fuera así, guardarán la necesaria distancia social. Deberán de hacer uso de la mascarilla y de los guantes para abandonar las instalaciones.

Todas las zonas de acceso a los campos de entrenamiento disponen de dispensadores de geles desinfectantes. Asimismo, todos los pasos y trayectos de la Escuela de Fútbol de Mareo se encuentran convenientemente señalizados.

Se trata de unas medidas muy rígidas, que pretenden garantizar al máximo la salud de los futbolistas con vistas a poder retomar la competición con las máximas garantías.

  • Debes estar registrado para responder a este debate.