En una tarde presidida por la lluvia, comenzó la pretemporada del Sporting con vistas a la campaña 2020-2021. El coronavirus marcó el final de la pasada y vuelve a mediatizar la que en principio está previsto que se inicie el segundo fin de semana de setiembre. David Gallego se estrena como entrenador rojiblanco. Tendrá a Toni Clavero como segundo y a José Antonio Gordillo como asistente técnico, mientras que Eduardo Domínguez será el responsable de la preparación física. En cuanto a Jorge Sariego, continuará como entrenador de porteros.

En principio inician la pretemporada un total de 41 futbolistas, un buen porcentaje de ellos procedentes del filial. Esta relación inicial está integrada por Diego Mariño, Christian Joel, Joel Jiménez, Javier Izquierdo, Unai Medina, Babin, Marc Valiente, Borja López, Pelayo Suárez, Carlos Cordero, Pablo García, Enol Coto, Guillermo Rosas, Bogdan Milovanov, Zalaya, David Argüelles, Javi Fuego, Mecerreyes, Cristian Salvador, José Gragera, Carlos Carmona, Pedro Díaz, Lucas Suárez, Pablo Pérez, Manu García, Nacho Méndez, Isma Cerro, Aitor García, Álvaro Traver, Gaspar Campos, Hernán Santana, Mateo Arellano, Marcos Trabanco, Uros Djurdjevic, Álvaro Vázquez, Berto, Neftali Manzambi, César, Iván Elena, Álvaro Santamaría y Pelayo Morilla.

Tras haber superado sin problemas el primer doble test médico al que fue sometido y del que se no conocieron los resultados hasta última hora de la mañana, el equipo sportinguista trabaja individualmente dividido en cuatro grupos, que comenzaron a llegar escalonadamente a las instalaciones de Mareo a las cuatro de la tarde.La primera sesión preparatoria se inició con una charla a cargo de los técnicos y tuvo su continuidad con un trabajo eminentemente físico.

El siguiente test médico al que se someterán los rojiblancos marcará la nueva fase de preparación, que permitirá aumentar el concepto grupal en los entrenamientos. El Sporting responde así escrupulosamente a los protocolos derivados directamente desde LaLiga y el Consejo Superior de Deportes en materia preventiva, que obligan a trabajar a puerta cerrada. De momento, los jugadores rojiblancos no pueden utilizar los vestuarios de Mareo. Llegan cambiados de sus domicilios, adonde acuden luego a ducharse tras el entrenamiento.

 

  • Debes estar registrado para responder a este debate.