José Alberto hizo balance de la temporada desde que se hizo cargo del equipo. Explicó que no siempre pudo recurrir al sistema de juego que a él le gusta, pero que apretaba la necesidad de sumar puntos. Expuso el esfuerzo realizado y el lastre generado tras el partido en Tarragona. Asumió que “hemos sido irregulares” y no lo suficientemente sólidos en casa. Por eso, para la próxima temporada señaló que “tenemos que ser más fuertes en El Molinón”. Lo considera importantísimo.

Se mostró satisfecho del trabajo realizado ante el Cádiz por los jugadores del filial, que “estuvieron a su nivel” en un partido que definió de “ambiente frío”, en el que destacó “el inicio de jugada que tuvimos, aunque nos faltó arriba algo más de llegada, si bien dispusimos de tres o cuatro ocasiones para haber marcado”.