“Sigo siendo el mismo con la única diferencia de que estoy jugando en una categoría superior”, explicó Guille Rosas en la sala de prensa de Mareo. “Nada ha cambiado en mi vida”, añadió el defensa. Se encuentra cómodo sobre el terreno de juego pese al salto de categoría gracias a que “me lo ponen fácil el entrenador, los demás técnicos y los compañeros”.

Quiere “darle continuidad al partido que jugamos ante el Rayo”, consciente de que “el Mallorca es un hueso duro de roer”.

Sobre los comentarios que le sitúan cerca de la Selección Sub21, pone los pies en el suelo: “Sería un premio, pero no pienso en ello; lo primero, lo que me centra, es el Sporting”. Quiere consolidarse en el lateral derecho, pero no como un reto tras muchos años sin que lo haya hecho ningún otro jugador de la cantera, sino “con el ánimo de seguir evolucionando y poder así ayudar al equipo”. Se le preguntó por un referente. Citó a “Carvajal, que es también de cantera”.

Le envió un abrazo a Bogdan, al que deseó “una pronta recuperación”, y sobre si está preparado para aguantar un ciclo de partidos continuado sin descanso, respondió que “ya lo hice en el anterior”.

Destaca “la confianza que nos da el míster a los que venimos de abajo y el valor que ha tenido en este sentido”.

Echa en falta poder jugar en El Molinón, que su familia pueda verle jugar en un campo lleno: “Hace una temporada estábamos en la grada animando al equipo”.

  • Debes estar registrado para responder a este debate.