“Nos falta tranquilidad en los últimos metros, demás de que el más mínimo error ya nos penaliza”, explicó Djukic en la sala de prensa de El Molinón. Expuso que en la primera parte ellos ni chutaron y se marcharon al vestuario con el gol del penalti.

Era consciente de que “el encuentro iba a ser complicado y así fue, muy disputado, con una segunda parte en la que se volvió un poco loco”.

Está contento del trabajo de sus jugadores y de alguna de las fases del juego. Desde el realismo señaló que “lo primero ahora es alejarnos del peligro y asumir que hay que ir partido a partido”, consciente de que “en Segunda no se puede estar tranquilo nunca”, aunque se reconoció optimista. Se queda con “el hecho de que el equipo está creciendo, jugando mejor, con presencia en la otra portería, pero hay que ganar, porque no hacerlo puede producir ansiedad; tenemos que finalizar arriba”.

  • Debes estar registrado para responder a este debate.