Damián Pérez ofrece un semblante que le delata. «Sólo me faltaba mi familia y ya está aquí después de un mes sin ella», circunstancia de la que formó parte el nacimiento de su primer hijo en su tierra argentina. Pisarán por vez primera la tribuna de El Molinón y quiere dedicarles la victoria ante el Dépor. «Tras perder en Huesca, ahora hay que darle la vuelta a la página», expuso con su gracejo argentino.

En esos términos se expresó cuando le preguntaron por su faceta ofensiva: «Soy defensa y lo primero es mantener y respaldar el arco para mantenerlo a cero». No obstante, espera soltarse «a la medida en la que vaya haciéndolo el equipo».

Le preguntaron por el VAR y expresamente por las tarjetas sufridas por el equipo. «Nunca había vivido tres expulsiones en cuatro partidos», confesó, aunque comprensivamente añadió que «los árbitros son humanos, pueden equivocarse y hay que respetarlos». Entiende que «tenemos que estar muy atentos y centrarnos en jugar».

Le explicaron que los Sporting-Dépor han sido interpretados como partidos rodeados de cierta rivalidad. Rebaja cualquier posible tensión en este sentido. A lo que le la da la importancia «es a volver al camino del triunfo, sea ante quien sea».

Respecto a la diferencia entre el juego en España e Hispanoamérica, destaca que «aquí hay más jerarquía por parte de los atacantes, son más rápidos; allí hay más choque, más fricción».

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó La Tribunona La Tribunona hace 5 días, 15 horas.

Debes estar registrado para responder a este debate.