Desde el trabajo y la humildad, Carlos Cordero expone que “tengo contrato con el filial, pero trataré de hacerme un sitio en el primer equipo y lucharé por ello”. Lateral y central, le gusta que se aluda a su polivalencia sobre el terreno de juego.

Para el extremeño es su primera pretemporada. Reconoce que “se nota el salto de categoría: de Segunda B a Segunda; se juega con otro ritmo”.

Su primera sorpresa la recibió cuando le avisaron de que estaría a las órdenes de Rubén Baraja. “Me recibieron y me tratan muy bien”, señala tras un intenso entrenamiento, que no concluyó preventivamente por una sobrecarga, a la que le quita importancia en medio del calor de la mini gira, en la que trata de “coger sensaciones”.

  • Debes estar registrado para responder a este debate.